portada2
Energia renovable y no renovable
La energía renovable se refiere a las fuentes de energía que se producen o llegan a nuestro planeta en forma continua y que son inagotables. Se pueden dividir en dos, por el tipo de uso que tiene: energías renovables convencionales, constituidas por la energía hidráulica de grandes potencias y energias renovables no convencionales.
Atlas mundial de energias renovables
Un atlas en línea del potencial mundial de energías renovables se ha puesto en marcha a fin de tratar de identificar los lugares más promisorios de inversión y ayudar a orientar la planificación y las políticas energéticas de los gobiernos. El 'Atlas Mundial de Energía Solar y Eólica' de acceso abierto fue lanzado a mediados del pasado mes (13 de enero) durante la asamblea general anual de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA por sus siglas en inglés), una organización intergubernamental con sede en Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos.
side img 1
Perú y Alemania, socios estrátegicos en energias renovables
El 16 de octubre de 2012 la delegación "Cluster Energías Renovables" acompañada por el Embajador Schmillen sostuvo una reunión de intercambio de ideas con los miembros de las Comisiones de Energía y Minas y de Ciencia, Tecnología e Innovación del Congreso peruano sobre el tema Energías Renovables.
Certificacion Leed
Es un programa de certificación independiente y es el punto de referencia al nivel nacional aceptado para el diseño, la construcción y la operación de construcciones y edificios sustentables de alto rendimiento. Desarrollado en el año 2000 por el U.S. Green Building Council (USGBC), el consejo de construcción sustentable al nivel nacional para los Estados Unidos, mediante un procedimiento consensual, LEED sirve como herramienta para construcciones de todo tipo y tamaño. La certificación LEED ofrece una validación por parte de terceros sobre las características sustentables de un proyecto.
sello1
Consejos para ahorrar luz
El 18% de la energía que consumimos en el hogar y el 30% de la que consumimos en la oficina se dedica a la iluminación. Sin embargo, este gasto podría ser mucho menor. Hacer pequeñas inversiones en sistemas de control e iluminación son medidas para ahorrar luz con las que se podrían ahorrar entre un 20 y un 80% de energía.